No sólo importa lo que hacemos sino el cómo lo hacemos.

El resultado de nuestro trabajo se debe a la idea colectiva de nuestras personas de "las cosas bien hechas", somos lo que hacemos, y lo hacemos bien. 

Día a día debemos reconstruír y reafirmar la idea de las cosas bien hechas para poder entender el desafío y la responsabilidad de producir y procesar alimentos para el consumo humano.

Somos concientes de que no sólo importa lo que hacemos, sino que de manera muy significativa y vital cuenta la experiencia, el desarrollo y el crecimiento de cada una de las personas que llevan este proceso adelante.
El entender porqué lo hacemos y para qué, es la clave, sin esto, el resultado de nuestro trabajo no sería el mismo y jamás podríamos lograr un producto similar al que llegamos hoy.    
 
Dado que los alimentos son un riesgo potencial, si se desempeñan malas prácticas al momento de manipularlos, pueden haber problemas, desde ese marco es que surge la necesidad responsable de capacitarnos, crear nuestros procesos basados en las normas de buenas prácticas, y cumplir con la reglamentación para la elaboración de los mismos, no sólo para que sean más lindos o identicos unos a los otros, sino principal y fundamentalmente para que sean sanos y seguros.

El resultado principal de la capacitación permanente es que hoy sabemos más, y mejor aún, sabemos porqué lo hacemos y hacia donde dirigimos el conocimiento aplicado, somos una empresa creadora de unidades de calidad seguras para la alimentación humana.


Más noticias »

Galería de imágenes