Historia

Nuestra historia
Nuestra empresa crece en valores, trabajamos en forma dinámica y ordenada, apuntamos estrictamente a la calidad.

Verdeagua surge en el año 2000, por causa de varias razones, primeramente por la inquietud de explorar la producción en hidroponía y seguido a ello, de explorar el mercado comercial que potencialmente tenían estos productos.

Luego de más de dos años de investigación, trabajo y ensayo, se crea la forma jurídica de la empresa, para que una vez montado el primer invernadero, se comience a trabajar con la insignia de la producción hidropónica, la lechuga.

Fueron tiempos difíciles, en el año 2002, llegando al mes de octubre, vendíamos lechuga hidropónica en las almacenes de autoservicio y panaderías de Montevideo, siempre apuntando a un mercado diferenciado.

Este era un producto bueno pero la pequeña superficie de producción no nos permitía tener una constancia en la entrega, sumado a esto, la variabilidad de los precios del mercado hacían el camino cuesta arriba.

A fines del año 2003 comenzamos con la idea de que, si bien, no podíamos lograr un volumen grande de unidades, sí podíamos intentar diferenciarnos con un producto realmente diferente, es por ello que comenzamos con la plantación de berro.

Este cultivo era ideal para ser llevado adelante en hidroponia dado que esta es una técnica eficiente y segura, hasta entonces no existía una manera “limpia” de consumir berro, como es sabido, el berro fue un problema desde siempre ya que en nuestro país la planta crece en bañados y aguas estancadas, el riesgo principal de consumir este producto en su forma convencional era contraer el “quiste hidático” entre otros.

Una vez desarrollado el cultivo, decidimos presentarnos en Tienda Inglesa, motivados por algunos  consumidores, minoristas y los propios dueños de autoservicios que nos direccionaban hacia un mercado superior.

Fue allí que tomamos nuestro primer contacto con una gran superficie, y desde allí hasta el día de hoy seguimos adelante en una relación de mutua y plena confianza.

Nuestra empresa crece en valores, trabajamos en forma dinámica y ordenada, volcando el concepto de la granja convencional, apuntamos estrictamente a la calidad, primero que nada a la calidad de nuestras personas, quienes integramos el equipo de trabajo de Verdeagua.



Nuestras instalaciones